Los videojuegos de 2015

Lo mejor y lo peor de 2015 en videojuegos

Lo mejor y lo peor de 2015 en videojuegos

Lo mejor y lo peor de 2015 en videojuegos. El nuevo siglo (2000) abrió con una de las que para mi es la obra que define claramente a una hastiada pero fructífera década de los 90, con las bases de lo que íbamos a ver a lo largo de los posteriores 100 años, Kid A de Radiohead. Adelantados 20 años a su tiempo tiñeron nuestras mentes de rosa, azul terciopelo y verde ponzoña impregnando de texturas infinitas una producción sin parangón, pero claro, esto es un blog sobre videojuegos y que ahora saque a colación un disco musical resulta un poco fuera de lugar. ¿O no?

Everything In It’s Right Place O pongámonos en situación.

Cuando tienes cierta trayectoria, y no me refiero exclusivamente a la edad, la retrospectiva te permite crear escalas de valores con una amplitud mayor: en mi caso he conocido la etapa final de las recreativas, el boom de los sistemas domésticos con la NES y posteriormente SuperNES y la consolidación del entretenimiento digital con la PSX y PS2, todo esto sin dejar de lado los considerados en su época como “videojuegos nicho” de PC.

Una trayectoria que ha tenido sus más y sus menos y en la que seguro muchos habremos repetido hasta la saciedad cual abuelo pre-guerra civil aquello de “X juego/saga antes era mejor”. Con el tiempo y la evolución del género nos hemos ido sintiendo extraños, desplazados de un ámbito que hasta entonces parecíamos controlar. Final Fantasy dejó de lado los turnos y complejidad de sus personajes para centrarse en combates livianos y encefalogramas planos llamados “protagonistas corales”, Tomb Raider solucionó todos los puzzles a golpe de un botón bajo el nombre de “instinto de supervivencia” que por desgracia se convertiría en algo recurrente en otros títulos de la época como Dishonored o Thief y las aventuras gráficas evolucionaron en unas exiguas aventuras conversacionales con Quick Time Events.

Remake Final Fantasy 7 square enix
El remake de Final Fantasy 7 es el más esperado por los amantes de squaresoft

Por suerte, ese niño videojugador dormido que muchos teníamos dentro también despertó en los desarrolladores, gente que tiempo atrás supo hacer las cosas con gran talento y sin influencia alguna por las modas del momento. Los títulos independientes empezaron a coger gran fuerza, sobre todo coincidiendo con el boom de YouTube en nuestro país: 2012. Hasta entonces un videojuego que evitase un apartado gráfico de escándalo que te permitiese ver hasta el poro infectado del soldado no era digno de aprobación y muchos productos indies pasaron bajo el radar. El tiempo siempre pone todo en su sitio y así fue como títulos, que a día de hoy se consideran ya clásicos, lograron un hueco entre los más grandes: Braid, Limbo, Machinarium, VVVVVV o FEZ entre otros muchos.

La nostalgia es un arma poderosa que se ha sabido disparar con maestría este 2015.

2015 irrumpió con fuerza, se mantuvo en lo alto y cerró dejando un gran cliffhanger, como si del principio de una trilogía cinematográfica se tratase. Este año se resume en una simple frase: el año de la nostalgia. Y sí, sagas que anteriormente parecían enfocarse a un público específico, de gustos concretos y casi considerado nicho supieron encandilar los corazones no sólo de la prensa si no de jugadores que, bien por su temprana edad, bien por su inexperiencia, no las conocían y alzaron su semblante como la magnificencia hecha videojuego. ¿Denota esto una falta de ideas en la industria? ¿O es tal vez un año de “transición necesaria” en el que ya tocaba que ciertos títulos tuviesen su continuación? Lo que es seguro es que lo clásico sigue gustando, aunque adopte fórmulas nuevas. Tal es el caso de Fallout 4 y su acercamiento cada vez más al género shooter, del que no profundizaré mucho más ya que se ha hablado anteriormente en este mismo blog.

How To Disappear Completely o como los grandes terminan desapareciendo.

Hemos visto como la llama de grandes titanes se ha ido apagando poco a poco, CAPCOM, tras el suicidio social que supusieron Resident Evil 5 y 6 decidió remasterizar el ya remasterizado Resident Evil de Gamecube, en esta ocasión para consolas domésticas modernas y PC, no sin anunciar antes la intención de hacer lo propio con el ZERO y RE2. Una vez más sufrimos como alguien que nos embobó frente al televisor con Street Fighter o Street of Rage pierde parte de su buen saber hacer en pos de relanzar franquicias clásicas acordes gráficamente a lo que actualmente se demanda, la pregunta se reitera ¿Falta de ideas? Mejor no hablar de Resident Evil Umbrella Corps y esperar a que un título bajo el motor UNITY termine siendo Free2Play.

Konami, padre de Gradius, Castlevania, Contra o Silent Hill ha visto días mejores. Cierto es que los pachinkos (máquinas tragaperras en Japón) y los móviles suponen un mercado altamente fructífero, pero ha día de hoy prácticamente no conserva ninguna de las licencias que otrora la vieron alzarse con la cabeza bien alta por encima de sus competidoras. El mercado evoluciona, cambia y parece que hay quien sabe cuando ha perdido y prefiere una huída a tiempo.

No se puede decir lo mismo de Square Enix, que a pesar de los problemas y disputas que han supuesto entre fans las últimas entregas de Final Fantasy, goza de una gran posición económica que le permite mantenerse a flote con sus franquicias. Dedicarse la distribución de títulos que no les competen a nivel de desarrollo les ha salido bastante bien: Life is Strange, Tomb Raider o Deus Ex son claros ejemplos de ello.

Optimistic o como realmente hay esperanza.

Pero hay algo que ha destacado por encima de todo, y si en la introducción he querido dedicarles tanto bombo y platillo es por algo: Los independientes.

La industria envejece y se estanca, los modelos de producción manejan costes altísimos que nos les permiten arriesgar en demasía, o al menos esa es la excusa que nos ponen con anuncios como los episodios de Final Fantasy VII, aun así, hay quien si ha sabido arriesgar y traer jugosas nuevas apuestas.

Como ya comento en el vídeo, Titan Souls, The Flame in the Flood, Darkest Dungeon o Dead Synchronicity son grandes videojuegos que han pasado desapercibidos para el público general, pero no los únicos y mucho menos los mejores. Como enorme ejemplo tenemos Hotline Miami 2, que tras cosechar grandes elogios con su primera entrega, este parece no haber calado tan hondo, a pesar de haber sido el claro ejemplo de dos hechos irrefutables: Un título que aun teniendo mecánicas clásicas no ha jugado con la nostalgia y una secuela que ha roto el canon de “segundas partes siempre son malas”. Ofrece lo que toda secuela debería tener, más de lo mismo pero mejor: más violencia, más historia, mayor duración y una dificultad endiablada. No voy a seguir explorando las claves del que para mi es uno de los mayores videojuegos de este año porque tendrá su espacio en exclusiva dedicado analizando sus pros y sus contras. Si Lynch dirigiese un guión del Tarantino de los 90, tal vez sería algo parecido a esto.

Hotline Miami 2 de Devolver Digital.
Hotline Miami 2, videojuego olvidado de 2015

In Limbo o como aun quedan muchas cosas en el aire.

Como comentaba antes, 2015 cierra con un gran cliffhanger. Muchas esperanzas puestas en el futuro con el remake de Final Fanasy VII, la tercera entrega de Shenmue, el nonato de The Last Guardian, Kojima fuera de las redes de Konami para embarcarse en nuevos proyectos con Sony, el cambio de directiva en Nintendo… acontecimientos que irán evolucionando con el paso del próximo año y que seguro no conoceremos su resolución plena hasta 2017 ¿Será 2016 uno de esos años de transición como las segundas partes de toda trilogía?

-Daniel Figares-

513 comments on “Lo mejor y lo peor de 2015 en videojuegosAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
29 + 11 =